jueves, 15 de diciembre de 2016



La comunidad parroquial o mejor dicho Campo de Criptana está viviendo una auténtica revolución de la fe de la mano del equipo de misioneros redentoristas y su esquema “Misión renovada”. Pocos, creyentes y no creyentes, son quienes no han sentido como mínimo curiosidad por saber qué es lo que pasaba entre tanto trasiego, símbolos, palabras, puertas abiertas, actividades y alegría. 

Son los misioneros Miguel, Arsenio, Damián, Juan Bautista, Pablo, Domingo y Joaquín quienes han “removido” una parroquia cuyos sacerdotes supieron ver la necesidad de avivarla y hacerla crecer en todos los sentidos. Todos ellos se han hecho durante estas dos semanas más criptanenses que nadie llamando a muchos vecinos por su nombre y recorriendo las calles sin mapa porque conocen el pueblo como la palma de sus manos. Uno de ellos, Joaquín García-Romanillos Henriquez de Luna, no es la primera vez que viene a este que es también su pueblo

Se trata de “remover” una Iglesia demasiado acomodada, de salir a la periferia, de acercarse a los que se fueron, a los que están en el borde y a quienes estando dentro la rutina les hace conformistas. Todo ello, nos cuenta el padre Miguel, con un lenguaje de signos y símbolos, con palabras sencillas, con humor y sobre todo desde la cercanía de la fe vivida en la comunidad de los barrios y vecinos. Vivida más allá de los muros de la Iglesia. En colegios, institutos, con enfermos, mayores, en el concierto de jóvenes, en las asambleas familiares… y en las redes sociales. Son más de mil personas las que se han reunido durante cinco días seguidos en 57 casas que se han abierto generosamente.
Next
This is the most recent post.
Previous
Entrada antigua

0 comentarios:

Publicar un comentario