martes, 26 de mayo de 2015

El Real Madrid de baloncesto alzó el pasado domingo 17 de mayo la tan ansiada Novena Copa de Europa tras imponerse al Olympiacos del Pireo por 78-59, tomándose la revancha de la final de hace dos años en los que estos dos mismo equipos se vieron en la final de la Euroliga, en la que el equipo griego se alzó con el títutlo.

En cuanto al partido,Al Real Madrid se le notaron las ganas de cambiar su destino en la Euroliga desde el comienzo del partido, pero el Olympiacos se encargó rápidamente de demostrarle que no sería, para nada, algo sencillo, ya que venía con la moral alta tras haber derrotado al favoritísimo de esta edición, al CSKA de Moscú, de la mano de Vassilis Spanoulis, que, aunque no hizo gran cosa en la mayor parte del partido (0/8 en tiros de campo) fue muy determinante en los minutos finales del partido, y acabaría matando definitivamente al CSKA con tres triples imposibles y una canasta espectacular para un total de 11 puntos en menos de 3 minutos.

Pero la final fue otra historia, porque, a decir verdad, Vassilis Spanoulis no hizo absolutamente nada, gracias a la gran defensa planteada por los de Pablo Laso.

El partido empezó muy eléctrico, con canastas de ambos bandos, aunque gracias a un espectacular Matt Lojeski (10 puntos en el primer cuarto) le dio la primera ventaja al Olympiacos en el partido.(15-21).
En el segundo cuarto, el Madrid dio otra cara, que con un gran Maciulis y un espectacular Andrés Nocioni comenzaban a hacer brecha en el marcador, alcanzando una renta de 7 puntos.

El tercer cuarto empezó con un claro dominio por parte de los griegos, que llegarían a ponerse por delante gracias a dos triples seguidos de Matt Lojeski y Sloukas y una gran penetración de Printezis, para sembrar en miedo en el Palacio, que ya empezaba a temerse lo peor. Pero ahí fue donde apareció Jaycee Carroll, autor 11 puntos seguidos (incluidos tres triples seguidos), que volvió a poner a los de Laso por delante.
Fotografía tomada por Agencia EFE
Y en el último cuarto ya tocaba rematar la faena, dos triples del Chapu y diversos contraataques gracias a la grandísima defensa blanca dieron al Real Madrid la novena Copa de Europa.

Y como no, el MVP, no de la final, sino de la Final Four, fue para Andrés Nocini, más que merecido galardón para el jugador del Real Madrid, que dejó claro, que el vino aquí al Real Madrid para este tipo de ocasiones.                                                                                                                                                                                                          
Fotografía tomada por Felipe Sevillano
Resumen completo en español de la final

Información obtenida a partir de :

0 comentarios:

Publicar un comentario