domingo, 3 de mayo de 2015

A diario en las tiendas de Apple de Pekín se venden una cantidad de productos de esta marca.

Muchos jovenes recién graduados se compran el mayor móvil del mercado, iPhone 6 Plus, cuyo precio es como mínimo de 6.088 yuanes (unos 875 euros). Pagan por este móvil una cantidad mayor a su salario mensual, pero las personas que lo compran están satisfecho.
La compañía facturó 16.800 millones durante el primer trimestre del año. Este crecimiento consolidó a la Gran China (Hong Kong, Macao y Taiwán ) como el segundo mercado de Apple, solamente por detrás de Estados Unidos y superando por primera vez a Europa, con un 29% del total de ventas mundiales.

La salida con el iPhone 5C, no triunfó en el mercado chino. El éxito ha llegado gracias al iPhone 6 y al iPhone 6 Plus, productos de alta gama con los que la compañía se embolsa unos márgenes de hasta el 30%. El éxito de estos terminales, según los analistas, radica en tamaño de la pantalla: “Los fans de la firma en China llevan años esperando los teléfonos de pantalla grande y ahora los están adquiriendo a un ritmo frenético”, aseguró en una nota la compañía de investigación Strategy Analytics.

Según vendedores de la tienda en Pekín son los productos que más piden los compradores. En doce meses, la cuota de mercado en ventas de smartphones de la empresa estadounidense en China ha pasado de un endémico 8% al 12,3% y se preve que siga subiendo. Con 557 millones de usuarios de teléfonos inteligentes y un crecimiento que ronda el 10% anual, China podría convertirse próximamente en el primer mercado mundial de Apple.

Debido a todo esto, la compañía va a aumentar su presencia en el país aunque Apple no es la marca líder en venta de teléfonos. La más vendida es la compañía local Xiaomi, una auténtica revelación que ha conquistado el mercado chino en apenas cinco años con precios asequibles a todo tipo de comprador. El más vendido fue el Hongmi, puede costar alrededor de 86 euros, aproximadamente una décima parte de lo que cuesta la versión más barata del iPhone 6. Durante los tres primeros meses del año, Xiaomi vendió 14,2 millones de teléfonos.

Samsung, que era una marca muy vendida en China desde finales de 2011, ha sido perjudicado por la venta de Xiaomi y Apple. El éxito de ambas marcas es indicativo de la progresiva bipolarización del mercado chino entre los que buscan un precio competitivo, que se quedan con la primera opción, y los que dan importancia al estatus, que escogen la segunda.


Fuente: El pais

SIRIA MARTÍN-ALBO SÁNCHEZ-MANJAVACAS 1ºE

0 comentarios:

Publicar un comentario