sábado, 17 de enero de 2015

Ayer, viernes 16 de enero murió a causa de un cáncer el terrorista Josu Uribetxeberría Bolinaga en su casa de Arrasate. Su familia contactó con la izquierda abertzale para organizar un funeral que lo enaltezca. Bolinaga padecía desde el 2005 un cáncer de riñón que ha acabado afectando al pulmón, aparte de tener un nódulo metastásico en el cerebro.

El etarra fue condenado a la pena máxima de prisión existente en España, es decir, a 30 años, de los cuales solo ha cumplido 15. Salió en el 2012 de la cárcel debido a que el cáncer que padecía parecía ser terminal según los documentos en los que se basó el juez José Luis Castro y la Sala de lo Penal. 
Aún así, Bolinaga ha aguantado dos años y medio vivito y coleando y feliz como una perdiz sin que le pesara en su conciencia haber asesinado a sangre fría a tres guardias civiles y haber llevado a cabo el secuestro por excelencia (532 días) de la banda armada de José Antonio Ortega Lara. Por esto fue condenado a 178 y 32 años, respectivamente. 


Durante estos años en libertad, se ha dedicado a asistir a las Herriko tabernas para tomarse unos pintxos con los amigos o a dar paseos por Mondragón, como ya vimos en una foto del pasado año. Una pena que sus víctimas no puedan hacerlo y su asesino sí. Hace poco fue revocada la decisión de mantenerlo en arresto domiciliario por el asesinato de un guardia civil, ya que fue considerada "una medida innecesaria y desproporcionada".

No le deseo el mal a nadie pero pena, no me da.
Manuel Agüero Figueiredo, 1º Bach E

0 comentarios:

Publicar un comentario