lunes, 19 de enero de 2015


El tercer lunes del mes de enero, llamado "El Lunes Azul" es, según una campaña publicitaria británica, es el día más deprimente del año.

Todo comenzó en 2005, cuando una empresa de viajes pagó a un psicólogo para elaborar una fórmula matemática que adivinara cuál era el día más triste del año. Así nació el 'Blue Monday', por lo tanto, si en fecha de hoy nos sentimos miserables podemos justificarlo basándonos en la pseudociencia.

La fórmula hallada hace una década por Cliff Arnall fue la siguiente: 1/8C+(D-d) 3/8xTI MxNA. 
  • C es el factor climático. Se suele decir que el tercer lunes de Enero es el día más frio, lo que provoca en nosotros tristeza.
  • La D mayúscula representa las deudas adquiridas durante el período navideño: regalos, cenas y comidas fuera de casa, viajes, lotería, gastos extra que menguan nuestras cuentas corrientes.
  • La d minúscula se refiere al dinero que se cobra en enero, que al parecer se nos hace poco para llegar a fin de mes
  • La T hace referencia al tiempo transcurrido en Navidad, que ahora tanto añoramos.
  • La I representa el período desde el último intento fallido de dejar un mal hábito: Los buenos propósitos de comienzo de año empiezan a ser abandonados por muchos: dejar de fumar, ir al gimnasio, adelgazar. 
  • La M representa el bajo nivel de motivaciones.
  • La NA, al final, es la necesidad de actuar para cambiar la vida.
\frac{[Ta+ D-d] T^Q}{M N_a}
Fuente: Wikipedia
Fórmula en Inglés


¿CÓMO PODEMOS SUPERARLO?

Sí, la tristeza es inevitable, pero debemos intentar no regodearnos tal que así:

Fuente: Galeria de fotos de Tumblr


Ante los numerosos 'blue mondays' que la vida nos depara, es importante no caer en la desmotivación y la tristeza. es importante rodearse de otras personas y compartir con ellas lo que sentimos.

Para evitar la monotonía de la rutina y el abandono de nuestros propósitos, debemos formular objetivos a corto y medio plazo, de tal manera que experimentemos más a menudo la satisfacción de alcanzar nuestros objetivos, tanto personales como profesionales.
Fuente: www.queretaro.com


Es importante diseñar rutinas realistas que conlleven todas nuestras necesidades: descanso, alimentación, obligaciones y responsabilidades pero también que incluyan tiempo de ocio y esparcimiento, porque si no se presenta este tiempo en nuestro día a día, es muy probable que la rutina nos desborde emocionalmente.

Si damos más valor a lo que nos falta que a lo que tenemos, nos sentimos mal. El valor, lo que apreciamos, aquello de lo que hablamos y compartimos con los demás, es una elección. Tenemos que evitar ver tantas cosas negativas de la realidad, y darse cuenta de las cosas buenas del día a día: ser afortunado por poder ir a estudiar, tener capacidad económica para responder al gasto de la tarjeta, tener calefacción para vencer el frío, reencontrarte con compañeros de clase con los que compartir los momentos vividos en vacaciones.

En conclusión, que la invención por la sociedad de un día "triste", no sea el determinante de tu estado de animo. 

Yolanda Cuarteros Carmona
1º Bachillerato E


0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada