viernes, 21 de noviembre de 2014

La empresa robótica Knightscope ha creado unos equipados robots de un metro y medio de altura con los que buscan patrullar en un futuro las empresas de alta tecnología. De hecho, estos guardianes ya se están probando en varias empresas de Silicon Valley, en California. Estos robots cuentan con micrófonos, altavoces, láser, sensores de calor y olor y GPS, entre otros equipamientos, y es completamente autónomo en funcionamiento y carga. La compañía ha explicado que, aunque no tiene armas, se trata de un verdadero vigilante de seguridad ya que tiene un mecanismo que contacta directamente con la policía.


Además, puede analizar de manera detallada la zona en la que se ha producido un delito y sus cámaras pueden leer hasta 300 matrículas de coche en un minuto. Otra de sus peculiaridades es que ha sido construido con un botón en su parte superior que puede ser presionado por cualquier persona que necesite un poco de ayuda.
Sus inventores esperan que, de manera eventual, también podrían patrullar centros comerciales, oficinas y barrios e incluso locales.


"Imagina un amigo que puede ver, oír, sentir y oler y que puede velar, incansablemente, por cualquier lugar, manteniendo a las personas a salvo, mientras pone una sonrisa a todo el mundo que pasa. Imagina que pudiéramos utilizar la tecnología para hacer nuestras comunidades más fuertes y más seguro".


Óscar Moratalla López 1ºBach-B

0 comentarios:

Publicar un comentario