martes, 10 de junio de 2014



Como ya sabemos, por muy sorprendente que parezca, nuestro Rey, Don Juan Carlos ha decidido abdicar, y no en una fecha cualquiera. Éste quería que sucediera en las circunstancias mejores posibles, es decir, después de su mejora física y algunos problemas personales, después de las elecciones europeas, y un dia que estuviesen todos en Madrid ( contando con Felipe, Leticia y su esposa, Sofía), con lo que la fecha ideal para ello sería el viernes 2 de junio.



www.teinteresa.es

Todos nos preguntamos el por qué de este hecho, pero el propio Rey no lo quiso desvelar, sólo aportó que abdica por su hijo, por la familia rota y porque se siente solo. Pero siempre tendremos esa incertidumbre de por qué decide abdicar si hace poco no lo tenía pensado, y por qué si lo hace es de esta forma tan inoportuna y deprisa y corriendo.


Felipe VI será proclamado Rey el día 18 de junio. Ese día, Don juan Carlos, el Monarca podrá sancionar la última ley de su Reinado: la de su propia abdicación. La firma tendrá lugar en una ceremonia en el Palacio Real ante las altas autoridades del Estado y al día siguiente se celebrará la proclamación de Don Felipe.

La ley entrará en vigor cuando se publique en el Boletín Oficial del Estado y, en el mismo momento en el que sea efectiva la abdicación del Rey Don Juan Carlos, Don Felipe se convertirá en Rey de forma automática, incluso antes de prestar juramento ante las Cortes, aunque no podrá ejercer las funciones de Jefe del Estado hasta que jure. Según fuentes gubernamentales, a diferencia de los altos cargos, el Rey no jura para tomar posesión, sino que jura porque ya es Rey. En ese momento, la Infanta Leonor también se convertirá automáticamente en Princesa de Asturias.




www.lavanguardia.com

El éxito de su reinado depende de ello. España es hoy en día tiene unas situaciones complicadas, sometido a muchas incertidumbres. Una encuesta reciente publicada por el periódico del País, demostraba que una gran mayoría de menores de 35 años ve con buenos ojos el relevo en el Trono, pero al mismo tiempo se declara republicana. Esa es una realidad desde hace mucho tiempo y, probablemente, lo seguirá siendo en las próximas décadas.


Pero para don Felipe no es un problema, ya que cuenta con muchos amigos que también son republicanos. Su problema será el de responder a las expectativas, devolverle a esta nación la ilusión que la crisis económica y las disfunciones de las principales instituciones han destruido.

No será fácil, después de múltiples casos de corrupción y mal gobierno,por lo que los españoles tienen razones sobradas para dudar de sus dirigentes.

Don Felipe, que ha sabido salir ileso de los malos tiempos sufridos también dentro de su propia familia, posee hoy una oportunidad única de levantar los ánimos de sus compatriotas. Capacidad tiene para hacerlo. Hace falta también que encuentre la inspiración y la valentía que se requerirán para conseguirlo


www.abc.es
Hecho por Isabel Rodríguez, 1º Bach E.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada