lunes, 26 de mayo de 2014

El pasado sábado 24 de Mayo, tuvo lugar el mayor acontecimiento europeo del fútbol a nivel de clubes: la final de la Champions League, que por primera vez en 59 años, ha enfrentado a dos equipos de la misma ciudad. El Atlético del Madrid y el Real Madrid.

Foto: Getty Images
Tras unos minutos de juego, sin un claro dominador y pocas ocasiones, exceptuando un tiro de Bale muy cerca del área que se marcharía fuera. Entonces, un saque de esquina que bota Gabi, despeja Ramos de cabeza hacia la media luna del área. Allí, Koke, volvería a colgar el balón en el área, el Madrid perdería la baza del fuera de juego, y desde el punto de penalti Godín superaría en el salto a Khedira marcando un tanto gracias al fallo en la salida de Iker Casillas de la portería, poniendo así el 1-0 en el minuto 36.

Y aunque Cristiano, nos asustara en el minuto 53 con un golpe franco, Courtois despeja a corner. El atético respondería rápido y recogiendo Adrián, un rechace en el área y su chut, con destino a la portería de Casillas, que tras rebotar en el pie de Ramos, se marcharía a la izquierda de Casillas. Es el momento de los cambios que revolucionarían el juego ofensivo del Madrid: Isco y Marcelo entran al campo en el lugar de Khedira y Coentrao. El atlético no podía salir de su área.


El gol de los rojiblancos mantendría la tensión durante todo el partido, ya que se acercaba el final y la Copa de Europa tenía dueño colchonero.
Pero los atléticos aún no podían cantar victoria, ya que la insistencia blanca, provocaría que en el minuto 93, en un córner botado por Luka Modric, hiciera que Sergio Ramos marcara el empate al rematar de cabeza en un saque de esquina, que hizo que éste, continuara en la prórroga.
La tensión aumentaba en el estadio Da Luz.

Foto: Marca.com
De repente, Gareth Bale volvería a justificar su multimillonario fichaje con un gol decisivo en el minuto 110 cabeceando el rechace de Courtois después de un tiro de Di Maria en jugada individual que provocaría el 2-1 en el marcador. El gol se le había resistido en varias ocasiones.

La final ya estaba rota y decantada a favor de los blancos, que acabarían destrozando a un Atlético que ya estaba hundido físicamente. Marcelo arrancó desde su propio campo y llegó sin casi oposición a la frontal de área atlética, donde disparó y batió a Courtois poniendo el 3-1 y sentenciando el partido.

A pesar de su mala actuación, Ronaldo, puso el 4-1 de penalti cometido por Gabi, y cerró la competición como máximo goleador y récord histórico de 17 goles.


La décima ya era blanca después de que la generación de los Galácticos ganara la novena hace 12 años. Fue una gran noche para la afición merengue que enfureció en el momento que el capitán, Iker Casillas, levantó la décima. 

Foto: libertadigital.com


Para más información sobre el partido...




Foto: EFE

Helena Esteso Ortiz-Villajos
1ºE Bachillerato











0 comentarios:

Publicar un comentario