sábado, 22 de marzo de 2014

La semana pasada ocurrió algo que el conjunto blanco no esperaba. El jugador Jesé Rodríguez sufrió una rotura de ligamento cruzado en la rodilla derecha en el partido de vuelta de octavos de la Liga de Campeones que enfrentaba al Real Madrid y al Schalke 04. Esta lesión le apartará de los terrenos de juego hasta dentro de 6 meses. Por suerte, el jugador fue operado con éxito ayer, en Alemania, con el mismo doctor que operó a Sami Khedira, mediocentro madridista, de la misma lesión.

www.teinteresa.es

Ahora bien, ¿la lesión de la promesa madridista supone algún problema para el Real Madrid?
Se podría decir que Jesé pasaba por un buen momento, en el que algunos de los partidos era titular y en otros era decisivo para la victoria del conjunto blanco. Es verdad que con la pérdida de este jugador, el Real Madrid pierde a un jugador con mucha velocidad.
Sin embargo no hay más que mirar al banquillo del Real Madrid para ver que dispone de jugadores con una calidad suficiente para suplir a Jesé.
Una de las opciones sería volver al 4-2-3-1, en el que pondríamos en el medio del campo a Xabi Alonso y a Luka Modric, seguidos de Gareth Bale, Isco y Cristiano Ronaldo y, en punta, Karim Benzemá. Un inconveniente de quitar el 4-4-3 actual son los resultados que está obteniendo el Real Madrid con él (sólo hay que ver que su posición en la liga BBVA es de líder y, en Liga de Campeones, se enfrentará al Borussia Dortmund en cuartos de final).
Dentro de este 4-2-3-1, hay cantidad de combinaciones posibles, pudiendo incluir a Illarramendi o a Morata.
Este verano deberían llegar fichajes para la parte delantera del equipo. Dos opciones que yo propongo son Ibrahimovic y Llorente. Ambos son jugadores con mucha calidad, de esos a los que no se les mete el cuerpo tan fácilmente.
Venga quien venga, el Real Madrid necesita recambios para sustituir la lesión de la perla blanca, que seguro que estará levantando al Bernabéu antes de Navidad.

www.marca.com

0 comentarios:

Publicar un comentario