jueves, 27 de febrero de 2014

Paco de Lucía, una eminencia de la guitarra y del flamenco de todo el mundo, ha fallecido en la madrugada del pasado día 26 de Febrero del 2014 a los 66 años de edad a causa de un infarto mientras se encontraba en México, lugar donde vivía prácticamente la mayor parte del año. El artista, al parecer se empezó a encontrar mal mientras jugaba con uno de sus nietos en la playa y murió de camino al hospital.

La familia decidió por la mañana del día el traslado de los restos del artista hasta su tierra natal, Algeciras (Cádiz), donde el consistorio gaditano ha declarado el luto oficial.
Esta leyenda de la guitarra española nació en un barrio gitano de Algeciras en 1947. Su verdadero nombre sería Francisco Sánchez Gómez. La propia calle y el ser hijo y hermano de músicos lo familiarizaron con el flamenco desde su más tierna infancia. De su padre, Antonio Sánchez Pecino, quien se mal ganaba la vida siendo vendedor ambulante de telas durante el día y tocaba la bandurria en los bailes de pueblo durante la noche y de su hermano mayor, Ramón de Algeciras, aprendió los primeros rasgueos, para que así a los 6 años comenzara sus estudios oficiales de guitarra. Y de su madre Luzía Gomes, escogería el nombre para formar su nombre artístico.

Debido a la mala economía de su familia, Paco empezaría a trabajar a la temprana edad de 12 años actuando junto a su hermano Pepe y con tan solo 14 años ya ganaría el primer premio en el Concurso Internacional de Arte Flamenco de Jerez de la Frontera. Sería entonces cuando iniciaría su carrera internacional.
Junto a su hermano Pepe grabaría los primeros discos bajo la dirección de su padre y posteriormente grabaría con artistas tales como Fosforito o Camarón de la Isla. Con éste último formaría una fuerte relación tanto musical como personal ya que ambos eran grandes amigos. Ya asentado en Madrid, este grande de las seis cuerdas y Camarón, formarían la mítica pareja Camarón de la Isla-Paco de Lucía, cuyas cualidades extraordinarias y la manifiesta y firme voluntad de convertir el flamenco en una experiencia viva quedaron impresas en más de una decena de discos impresionantes en la memoria del guitarrista, que recordaría aquellos años como la etapa más bonita de su vida.






Sin duda el tema por el que todos recordarán a Paco de Lucía será la rumba “Entre dos aguas” con el que se convirtió en estrella de las listas de éxitos en 1973 y con el que cautivó al público más joven que se empezó a interesar por la guitarra flamenca.

A lo largo de los años se forjaría uno de los mejores guitarristas de la historia del flamenco y la calidad de su talento se mediría en aplausos, premios y colaboraciones con infinidad de artistas con los que grabaría lo que hoy solo podemos entender como éxitos.
Para el artista, los últimos años del siglo XX fueron los más duros de su vida. La muerte de Camarón y la interesada confusión creada en torno a los derechos de autor conjuntos con el cantaor, agravaron la úlcera que padecía y lo sumieron en una profunda depresión que el fallecimiento consecutivo de sus padres ayudó a prolongar.

Después de un largo periodo alejado de la composición, dejó Madrid para trasladarse a México donde tras unos años de pequeños trabajos, ayer le daríamos el último adiós.
Siempre lo recordaremos como un revolucionario del género del flamenco y claro influyente que a lo largo de su trayectoria cambiaría la concepción del toque en más de una ocasión.
Entre los premios que premian su trayectoria como guitarrista, hago mención de un Príncipe de Asturias de las Artes de 2004 del cuál sin duda era merecedor debido a la capacidad que poseía en sus manos, de expresar todo cuanto puede ser expresado con las seis cuerdas de una guitarra.

Seguidamente podréis ver y escuchar uno de tantos videos que recogen “Entre dos aguas” pero que en mi opinión es un tema inédito en el que Paco de Lucía se junta en el mismo escenario con toda una orquesta perfecta que encaja a la perfección todos sus movimientos en la partitura.



El más grande del flamenco e ídolo para cualquier guitarrista, lo cual corroboro,  nos ha dejado.  Pero su talento y su música perdurarán en los oídos de todo aquel que sepa apreciar el buen flamenco y el bellísimo arte de la guitarra.

                                                                                                              
    

                                                                                                                  

Imágenes obtenidas de tumblr.com
Helena Esteso Ortiz-Villajos 1º E                                                                                                                                                                   

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada