miércoles, 4 de diciembre de 2013

La pena de muerte consiste en provocar la muerte a un condenado por parte del Estado, como castigo por un delito establecido en la legislación; los delitos por los cuales se aplica esta sanción suelen denominarse «delitos capitales».
Actualmente la pena de muerte ha sido abolida y penalizada en casi todos los países europeos, excepto Bielorrusia, y la mayoría de los correspondientes a Oceanía. La mayoría de países latinoamericanos han abolido la pena de muerte, mientras que en países como los Estados Unidos de América, Guatemala y la mayoría de los estados del Caribe aún sigue siendo aplicada. En Asia la pena de muerte está permitida en democracias como Japón e India. En África, aún se usa en Botsuana y Zambia.
Web: http://es.wikipedia.org/wiki/Pena_de_muerte
Es de origen inglés y fue utilizado en el Reino Unido hasta la abolición de la pena de muerte, en 1969. También se ha empleado con asiduidad en países como Francia, donde fue sustituida por la guillotina; España, que la reemplazó por el garrote. En la actualidad sigue aplicándose en algunos estados norteamericanos y varios países asiáticos, africanos y de Oriente Medio.

En la actualidad es el método más difundido, y se practica tanto en países que mantienen la pena de muerte sólo para delitos militares como en aquéllos que la aplican como castigo frente a delitos comunes.


Es un método típico de los Estados Unidos, donde se utilizó por primera vez en 1890, en la ciudad de Auburn. Nació para sustituir a la horca en un intento por humanizar el momento de la muerte y hacerla más rápida e indolora. Sin embargo, la experiencia ha demostrado que a veces sucede lo contrario, y se dan casos de largas ejecuciones, por ello ha sido progresivamente sustituida por la inyección letal.



Durante el siglo XX, se produjo un fuerte movimiento abolicionista, que se acentuó tras la Segunda Guerra Mundial.

La declaración de la Asamblea General de la Organización de las Naciones Unidas de 1977 que fijó como deseable “restringir progresivamente el número de delitos que puedan ser castigados con pena de muerte, siendo deseable la abolición futura de ese castigo”. En efecto, se puede salvar mayor número de vidas si se consigue que los estados retencionistas limiten el listado de delitos capitales y refuercen las garantías procesales, que reclamando quizás infructuosamente la abolición total, que se enfrenta en ocasiones a fuertes resistencias sociales o religiosas.

Los procesos de tortura y pena de muerte más utilizados son:

La horca
Es de origen inglés y fue utilizado en el Reino Unido hasta la abolición de la pena de muerte, en 1969. También se ha empleado con asiduidad en países como Francia, donde fue sustituida por la guillotina; España, que la reemplazó por el garrote. En la actualidad sigue aplicándose en algunos estados norteamericanos y varios países asiáticos, africanos y de Oriente Medio.




La decapitación
Es uno de los procedimientos de ejecución más antiguos; en los tiempos modernos la decapitación se ha llevado a cabo mediante la guillotina.

El fusilamiento
En la actualidad es el método más difundido, y se practica tanto en países que mantienen la pena de muerte sólo para delitos militares como en aquéllos que la aplican como castigo frente a delitos comunes.




La silla eléctrica
Es un método típico de los Estados Unidos, donde se utilizó por primera vez en 1890, en la ciudad de Auburn. Nació para sustituir a la horca en un intento por humanizar el momento de la muerte y hacerla más rápida e indolora. Sin embargo, la experiencia ha demostrado que a veces sucede lo contrario, y se dan casos de largas ejecuciones, por ello ha sido progresivamente sustituida por la inyección letal. 

Otros métodos de tortura, también son La cámara de gas, el desangramiento, el ahorcamiento, la crucifuxión y el desmembramiento entre otros muchos.



Web: http://www.es.amnesty.org/temas/pena-de-muerte/
A pesar de varios decepcionantes retrocesos, en 2012 continuó la tendencia mundial hacia el fin de la pena de muerte. La aplicación de la pena capital continúa restringida a un grupo aislado de países, y en todas las regiones del mundo se han observado avances hacia su abolición. Sin embargo, en 2012 se reanudaron las ejecuciones en varios países que llevaban tiempo sin aplicar la pena de muerte.

Entrada Realizada por: Andrea Balaban y Laura Bustamante.


0 comentarios:

Publicar un comentario