martes, 23 de abril de 2013

El pasado 15 de abril de 2013 en el maratón de Boston fue objeto con un ataque de bombas perfectamente planificado, según afirma la policía, que tenía como objetivo sembrar el pánico y la muerte de forma masiva. Tres personas perdieron la vida y cerca de un centenar de personas fueron heridas. El presidente Barack Obama se dirigió al país: "las personas o grupos responsables responderán ante la justicia y llegaremos hasta el fondo de este episodio".



El reloj de la meta del maratón de Boston marcaba 4 horas, 9 minutos y 43 segundo cuando estalló la primera bomba. Los aficionados y participantes se tiraron al suelo y otros de ellos empezaron a correr.
A los 10 segundos, estalló la segunda bomba en los alrededores del hotel  Fairmont Copley  Plaza, provocando destrozos similares.



La semana pasada, detuvieron a los dos sospechosos de haber cometido dicho acto terrorista. Esto fue posible gracias a un testigo que afirmó haber visto sangre y otros elementos en el jardín de uno de ellos.


0 comentarios:

Publicar un comentario